10 Consejos para prácticar el sexo anal en pareja

Todos hemos visto u oído algunas cosas sobre el sexo anal, y más alla, de todo, como siempre recomendamos, lo importante es que se haga con cariño. No hay forma de tener un buen sexo anal sin la preparación adecuada. Además es realmente difícil de penetrar sin una buena cantidad de lubricante. La cultura pop, el porno y otras fuentes, muestran el sexo anal como algo para lo que siempre estamos preparados. En realidad es al revés. Pero vale la pena al menos intentarlo, quién sabe, tal vez este tipo de sexo se convierta en tu favorito.

En este artículo aprenderás todo (o lo más importante) que necesitas saber sobre el sexo anal y cómo prepararte para ello

1) Asegúrate de que estás listo para probar
Hay situaciones en las que una pareja realmente quiere intentarlo y otras en las que duda. Si eres de los segundos y te están empujando, date un tiempo. Nadie puede obligarte a hacer cosas que no quieres. Tal vez eres demasiado joven o no tienes experiencia, espera un poco y hazlo cuando tengas el deseo. Y por otro lado: Si eres tú quien lo quiere, asegúrate de que tu pareja esté preparada no sólo física sino también moralmente. Y si tú eres el que da, nunca penetres el agujero anal sin hablarlo primero (antes de tener sexo, por favor) porque realmente puede lastimar a tu pareja y asustar al que da, así que no querrían tenerlo ni contigo ni con nadie más nunca más 🙂
Si estás seguro, entonces investiguemos más.

sexo anal en pareja
sexo anal en pareja

2) Tu cuerpo tiene que ser entrenado, aunque sea capaz de hacer cosas asombrosas.
El esfínter es un músculo capaz de llegar a soportar introducirse casi de todo. Empieza con cosas pequeñas: primero introducete juguetes pequeños o los dedos. Por ejemplo, puedes introducirte  el tapón anal de Gvibe. Luego, gradualmente, usa cosas más grandes, una por una. Puede que lleve tiempo, pero es por eso que la gente creó los tapones y las bolas anales, para que puedas prepararte para el sexo anal no sólo mientras estás sol@ y dedicándote a ello, sino también durante el sexo real para tener dos en uno: si eres una chica, entonces un tapón anal hará que tu vagina sea más pequeña, lo que hará que (digamos) tu novio se sienta diferente dentro de ti.

3) Controlar la higiene
No es un secreto que el sexo anal puede ser sucio… .Es fácil dejar manchas en las sábanas. Necesitas crear un ambiente en el que no te preocupes por las cosas y que cree experiencias para recordar mucho después. En este sentido, los enemas, como mejor se les conoce a estos instrumentos, son utilizados para limpiar el recto cuando hay acumulación de heces que no salen con facilidad y ayudan a mover el colon. Se aplica en la parte estética y como terapia alternativa

4) ¡No uses cremas anestésicas!
Nuestro cuerpo nos dice cuándo es el momento de parar, o añadir más lubricante, o cambiar algo. El dolor está ahí para la causa. Claro, las cremas te ayudan a deshacerte de él, y las sensaciones sin dolor son agradables, por supuesto, pero no vale la pena arriesgarse a lesionarse.

sexo anal en pareja
sexo anal en pareja

5) Ensayar
Después de tratar de jugar con tus dedos y juguetes, deja que tu pareja haga lo mismo contigo (si eres la receptora). Poner los labios y la boca ahí abajo es una buena manera de empezar. Antes de la penetración real es bueno tener una idea de cómo se sentirá en la acción, así que no tenga miedo de los dedos y juguetes cuando su pareja esté operando. Pero no olvides usar lubricante. El lubricante es la regla número uno del sexo anal.

6) ¡Deténte si te duele!
No continúes  la penetración, detente ahí mismo. Esto no es una broma. También puede utilizar una palabra clave.

7) Hacerlo mejor: mezclar
Pero si te duele un poco, intenta usar algunas formas de olvidarte de ello: usa otras formas de estimulación, por ejemplo, la del clítoris. Seguramente te va a dar más sentimientos y más orgasmos.

8) ¡Habla!
Si hay algo que se puede hacer de manera diferente, o si necesitas más lubricante, o para cambiar de posición, házselo saber a tu pareja. Es la única manera de que el sexo anal sea placentero: cuando ambos miembros de la pareja hablan y saben lo que cada uno de ellos quiere en ese momento.

9) Higiene y vuelta otra vez a más Higiene.
Te sentirás a veces como si estuvieras defecando, pero en realidad no lo estarás haciendo. Así que, no te asustes, ¡está bien! Pero es bueno ir al baño justo después del sexo, considéralo una forma de evitar infecciones.
Otra clave importante aquí, es usar un condón, especialmente si eres monógamo. Además, no uses el mismo para la penetración anal y vaginal. Lo mismo se aplica al uso de los juguetes. Las bacterias que existen en los agujeros no son muy amigables entre sí, así que por favor no causes infecciones al hacerlo.

10) El último punto, pero no el menos importante:
Puedes asustarte al principio, porque la cabeza del pene es la parte más ancha del pene y lo que más te dolerá es meterlo dentro. Así que ten paciencia durante esta parte y todo saldrá bien. Esto también significa que no hay manera de estar completamente preparado (pero quién sabe). Y no te preocupes si sangra un poco (¡pero no demasiado!), significa que hay pequeñas oberturas, y está bien, van a sanar en un par de días. Pero así son las cosas.
Así que, resumiendo: un poco de sangre es normal, puede y tiene que doler, será más placentero si lo mezclas con otra cosa y la regla de oro es usar lubricantes como los que venedemos en Snow Dreams

Otros artículos

 

Por favor, comparte si te gustó, nos ayudará 🙂

Deja una respuesta

Close Bitnami banner
Bitnami